900 89 99 10 info@siente.net

back slide image
Novedades de SIENTE

Noticias

Haz que tu móvil no se “resfríe” con la bajada de temperaturas

De interés

Al igual que sucede con nosotros, cuando bajan las temperaturas, también los aparatos electrónicos como el smartphone, la notebook o la cámara de fotos ven alteradas algunas de sus funciones, sobre todo, cuando esas temperaturas bajan de cero grados, algo que sucede con frecuencia durante el invierno. Así, que, del mismo modo que, cuando llega el frío, sacamos los abrigos, las mantas y las estufas de los armarios debemos proteger de las bajas temperaturas a nuestros teléfonos móviles para poder seguir operando con normalidad.

Y es que, la mayoría de los teléfonos móviles que hay actualmente en el mercado han sido diseñados para realizar sus funciones en un rango de temperaturas de entre 0 y 45º. De modo que, cuando la temperatura es muy extrema, su rendimiento se ve afectado e, incluso, es posible que algunos de sus componentes más sensibles, como su batería, se deterioren. ¿Qué podemos hacer para evitar que esto suceda?

Bolso o mochila

A veces somos demasiado exigentes con nuestros smartphones pensando que, como son unos aparatos, no se ven afectados por las inclemencias meteorológicas. Y eso no es del todo cierto, sus componentes también son sensibles al frío, así que mejor si llevas tu móvil en una mochila, bolso o bolsillo interior que, al menos, lo abrigue un poco.

El momento de cargarlo

Cargar tu teléfono con temperaturas muy bajas puede ser perjudicial para su batería. ¿Qué hacer entonces? No lo cargues nada más llegar a casa si ha pasado bastante tiempo a la intemperie, espera a que se caliente un poco. Haz lo mismo antes de usarlo si está muy frío porque ha estado en una zona sin calefacción, caliéntalo con las manos o ponlo en un sitio con una temperatura más agradable.

No lo olvides en el coche

Esta recomendación es válida tanto en invierno como en verano, porque, si se te olvida el móvil en el coche, correrás el riesgo de que se estropee. La razón es que en invierno, al apagar el motor del coche, la temperatura se desploma en el interior del vehículo, llegando a varios grados bajo cero, lo que será bastante nocivo para tu teléfono. Lo mismo sucede en verano, solo que en este caso la temperatura aumenta exponencialmente al no estar encendido el aire acondicionado.

Una funda, el mejor aliado

Aparte de las bajas temperaturas, la nieve y la lluvia también son dos amigos habituales de esta época del año. Para salvaguardar a nuestro teléfono móvil de la humedad, lo mejor es una funda impermeable que lo mantenga protegido del frío.

La pantalla y la batería, lo más sensible

Si tu móvil posee una pantalla LCD, tienes que extremar las precauciones, puesto que son más sensibles al frío. En este caso, las fundas impermeables son un must. De igual modo, las baterías suelen notar con mayor intensidad las consecuencias del frío, disminuyendo su rendimiento en un 20%. Se trata de un efecto momentáneo, cuando las temperaturas vuelvan a la normalidad, su rendimiento volverá a ser el mismo.

Mantenlo guardado

Si vas a esquiar, estás paseando por la noche o haciendo senderismo por la nieve, lo mejor es mantenerlo caliente en tu casa o en el hotel, evitando así que el Smartphone esté expuesto durante horas a temperaturas extremas.

 

Así que, si sigues estas recomendaciones, tu teléfono móvil seguirá funcionando con normalidad y, lo más importante, lograrás que no sufra estas inclemencias y que su vida útil se alargue. Y a ti, ¿alguna vez se te ha quedado congelado el teléfono móvil? ¿Tienes alguna recomendación o algún truco que funcione cuando las temperaturas se desploman? ¡Compártelos con nosotros a través del blog!